17 Oct 2019

LA LÍRICA ILUMINA LA NOCHE DEL LICEO BICENTENARIO INSTITUTO COMERCIAL

Estudiante haitiano recita en francés poema de su autoría.

El ambiente no parecía de esta época. Entre candilejas y sombras trémulas, los estudiantes de la Jornada Vespertina del Liceo Bicentenario Instituto Comercial se juntaron y esperaron algo que nadie sabía muy bien lo que era, porque de la reunión nadie les había avisado, sólo fueron conducidos al comedor donde los esperaba un ambiente acogedor, tranquilo y lleno de paz, ese mismo lugar al que sólo te puede llevar la lectura pacífica y fantástica de un libro.

 Es que de eso se trataba. La semana pasada se celebró el Día Internacional del Libro y con el fin de emular sensaciones y vivenciar emociones, profesores y administrativos prepararon una noche lírica, en donde la poesía y la música se mezclaron para destilar una atmósfera atemporal, emotiva y anacrónica con la actualidad saturada de tecnología y distracción.

 La alumna Anita Guzmán, del 2do. ciclo A, hizo una breve reseña acerca del Día Internacional del Libro y después, el docente de lenguaje, Jorge Castillo, con voz templada y paciente, abrió la reunión preguntando “¿qué es poesía?”, declamando los famosos versos del siglo XIX de Gustavo Adolfo Bécquer que concluyen con “poesía eres tú”. Explicó los alcances del género, lo que no solamente se remite a la escritura métrica de versos y estrofas, sino que también a la prosa y hasta la canciones. La poesía es el arte de la expresión de los sentimientos, es el género del amor, de la vida y de la existencia de los sentidos, que según el estado anímico del hablante puede ser llamada oda, canción, romance, soneto, décima, himno o égloga, entre otras formas.

El docente declamó el poema “El día que me quieras”, de Amado Nervo, mexicano que cultivó la poesía como parte del movimiento Modernista. También, recitó “Táctica y estrategia” y “Te quiero”, del escritor, poeta, dramaturgo y periodista uruguayo, Mario Benedetti, de la Generación del 45, el primero con una actitud apostrófica y el segundo una obra de amor, más estructurada, lírica y poética, donde hay un manifiesto cómplice entre dos personas que van de la mano por el mundo.

 Por su parte, Teresa Morán, alumna de la jornada vespertina, interpretó “Que nadie sepa mi sufrir”, vals peruano compuesto por el argentino Ángel Cabral en el año 1936.

 POEMA EN FRANCÉS

Sin embargo, uno de los puntos altos del acto cultural fue el que protagonizó Madeska, alumno haitiano del 1er. ciclo B, quien declamó un poema de su autoría en francés. El Liceo Bicentenario Instituto Comercial, dentro de su política de integración y constante esfuerzo para contener culturas y de esta forma crecer, crea espacios y estimula la participación de inmigrantes en las actividades.

 Posteriormente, Jorge Castillo, presentó al poeta Rafael de León y Arias de Saavedra con su “Romance de aquel hijo que no tuve contigo”.

 EL LENGUAJE SIEMPRE VA A TRIUNFAR

“Hoy estamos viviendo un cambio cultural y tecnológico que puede ser comparable con lo que pasó en el siglo XV con la imprenta. Permitió que el libro llegara a todas partes. Después, en el siglo XIX, con la Revolución Industrial también hubo cambios. Son ciclos y este es uno más y creo que lo esencial no se pierde. Lo importante hoy es leer, ya sea en un libro o en una tableta. Es la actitud y la búsqueda de conocimiento lo que importa, cualquiera sea el formato, bienvenido sea”, señaló el docente de lenguaje. Agregó que respecto a la calidad de la información, piensa que las redes sociales y la información desarticulada que entregan, son sólo una moda, algo pasajero. “Pareciera ser que estamos pisando en el vacío. Pareciera ser que es el signo de los tiempos. Esto creo yo que es cíclico, hoy los que tenemos cierta formación académica contrastamos con los actuales jóvenes que viven en un mundo mucho más acelerado y pragmático. Espero y confío que esto de alguna manera va a pasar: son modas, son formas que se van acomodando en el tiempo. El lenguaje no va a morir. El lenguaje va a evolucionar y a cambiar, signos por otros signos, formas de hablar por otras formas, pero el lenguaje en sí mismo no va a morir y el contenido va a preservarse en la medida de que haya gente consciente de que para comunicarnos hay que darle un sentido”, concluyó.