22 Abr 2019

PADRES Y APODERADOS DEL LICEO BICENTENARIO INSTITUTO COMERCIAL SE INFORMAN SOBRE LOS ALCANCES DEL PROGRAMA DE ACOMPAÑAMIENTO Y ACCESO EFECTIVO A LA EDUCACIÓN SUPERIOR (PACE)

En la Salón Principal de la Biblioteca se desarrolló la primera reunión del Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior (PACE) entre cincuenta apoderados (correspondientes al 18% de los alumnos con mejor promedio) y facilitadores de la Universidad Católica del Maule.

Alfredo Valenzuela y Elvis Muñoz, ambos facilitadores de preparación de la Enseñanza Media, y María Elena Opazo, coordinadora de preparación de la Enseñanza Media, explicaron a los asistentes los requisitos y beneficios del PACE, programa que orienta vocacionalmente a los alumnos de 3ro. y 4to. medio para que escojan una alternativa después del colegio, como trabajar en una empresa, emprender, las Fuerzas Armadas o la universidad. En el caso de esta última opción, el programa prepara al alumno en el liceo, facilita el acceso a la Educación Superior (si bien a Prueba de Selección Universitaria es requisito, el puntaje no es tomado en cuenta) y acompaña durante el primer año de universidad para evitar las deserciones.

El programa, que parte el 6 de abril y termina el 26 de octubre, cuenta con los Talleres EPES, que son 15 y los alumnos pueden tomar 3 por trimestre, teniendo temáticas variadas como: Pensamiento Crítico, ¿Cómo Afrontar Situaciones de Estrés?, ¿Qué Estudiar? Habilidades y Exploración Vocacional, Relaciones entre Pares: Trabajo en Equipo y Liderazgo, Presentaciones Efectivas, Expresión Oral, entre otros.

EL ESFUERZO FUNCIONA

Marcela Moreno es madre de Camilo Sánchez. Él está estudiando en la Universidad Católica del Maule gracias al PACE y está muy feliz porque le sirvió mucho gracias a la preocupación de los profesores que con empatía y dedicación lo prepararon para entrar a la Educación Superior. “Él siempre me comentaba lo que hacían y estoy feliz porque mi hijo ahora está estudiando lo que él quiere. Ojalá que le vaya bien porque igual es difícil, es muy difícil la carrera (Ingeniería Civil Informática), pero yo estoy contenta porque está haciendo lo que él quiere”, dijo Marcela. Agregó que si bien “esto fue una gran ayuda, gran parte del sacrificio es de los alumnos porque ellos son los que se sacan buenas notas y son ellos los que salen adelante. Tienen que seguir haciendo lo mismo, seguir esforzándose, porque es su futuro”.

Según Marcela, los apoderados a veces no le dan la real importancia que tienen las herramientas existentes para que los jóvenes estudien: “algunos son muy desconfiados, porque antes no teníamos estas oportunidades y claramente hay que aprovecharlo. Cada oportunidad que se le da al alumno hay que aprovecharla, es gratis, entonces si ellos no lo toman es porque realmente todavía no tienen claro lo que quieren”, finalizó.